martes, 30 de junio de 2015

Reseña #12


Título:
Hielo negro
Autor: Becca Fitzpatrick
Páginas350
Editorial: Block

Sinopsis: 

Lo que comenzó como un reto y una divertida excursión a las montañas amenaza con convertirse en una terrible pesadilla. Britt está a punto de descubrir que sus peores miedos pueden hacerse realidad. Su profundo conocimiento de la región qui´za sea su pasaporte para la salvación. Pero si pretende sobrevivir tendrá que embarcarse en la aventura más tenebrosa de su vida. 


Opinión personal (puede contener spoilers):
La verdad es que cuando empecé a leer este libro no tenía grandes expectativas. Lo empecé porque, de los que me quedan por leer en casa, era el que menos me desagradaba. Podía haber cogido un pastelón pero en el momento no me apetecía. 

Sorpresa que recibí cuando empecé a leerlo: me enganchaba. Becca Fitzpatrick escribe muy, pero que muy bien, sabe cómo hacerte sentir que estás ahí dentro. Pero a la vez es una escritura que se hace ligera y se lee rápido.

Me acabé el libro en un día y medio porque, al segundo día estaba tan enganchada que no aguantaba un día más sin saber cómo acababa. 

Debo decir que me sentí bastante identificada con un par de puntos del libro. (Ahora no penséis que me han secuestrado ni nada parecido...) Supongo que eso hizo que me gustara. Pero la historia, de por sí, está currada y muy bien echa.

A mi me mantuvo en vilo, porque no entendía lo que pasaba hasta que más adelante se iban aclarando poco a poco las incógnitas. También me gustó  mucho eso, que resolvían los problemas poco a poco, no se destapaba el pastel de golpe y al final (como suele pasar en muchos libros). 

Me enamoré de Jude, aka Mason (ole el spoiler). Desde el principio. Confié en él desde la primera página, sabía que era bueno, y sufrí por él lo que no está escrito.

Por otro lado, Britt y su bipolaridad. Hay que decir que la chica es bastante madura para su edad, o al menos más que Korbie, y además es muy valiente. Pero es más bipolar que el tiempo en el desierto (de día te asas y por la noche te congelas). Cada dos párrafos cambiaba de opinión. Vale que en su situación es normal dudar de todo y de todos, y vale también que precisamente yo no soy quién para juzgarla (soy la persona más indecisa del mundo, y un poquito bipolar >-<), ¡pero! lo de Britt está a otro nivel... Eso es algo que no me gustó y que me puso muy nerviosa.

Luego tenemos a Korbie, su mejor amiga que de mejor tiene poco y de amiga menos. Se compara constantemente con Britt y hace de todo una competición. Es la típica niña mimada y rica, a la que papá y mamá consienten, y que es insoportablemente superficial. Además, realmente no se preocupa por Britt, se limita a intentar superarla en todo y cotillear con ella.

No puedo concluir esta reseña sin mencionar el final... admito que algo de Calvin sospeché desde el principio, pero simplemente que no era trigo limpio, nada del calibre que hizo el muy cabrito (con perdón). Y bueno, el reencuentro (que era obvio que lo habría) ya fue la guinda. Quedé enamorada y dando grititos en mi habitación. Por suerte estaba sola cuando lo acabé de leer... 

La puntuación es...


Hay cosas que pulir pero es un muy buen libro.

¿Ari le da el visto bueno?



Eso es un ¡PUES CLARO QUE SÍ!

sábado, 27 de junio de 2015

Best blog... Again

¡Buenas noches dormilones! (Estoy escribiendo esto de noche porque mis días últimamente se vuelven cortos... muy cortos. Y no me queda tiempo para hacer casi nada.

Una chica me ha nominado al premio Best Blog, otra vez. Se que he hecho muchos y ya debéis de estar cansados de leer tantos, pero sus preguntas me han ilusionado un tanto (porque soy fan de la mitología griega, igual que ella). Así que esta vez lo haré a mi manera y lo más breve posible... Lo siento, no me he podido resistir a contestar sus preguntas!! Prometo limitarme a mencionar su blog y responder las preguntas, nada más. 

Gracias a Nadando con libros


  1. ¿Qué dios de cualquier mitología preferís?
  2. ¿En qué época desearías vivir, si pudieras elegir?
  3. ¿Qué imperio preferís? ¿Egipto, Grecia o Roma?
  4. ¿Qué criatura de la mitología griega elegirías?
  5. ¿Vampiros, dioses, o magos?
  6. ¿Cómics, películas o libros?
  7. ¿Son una persona organizada?
  8. ¿Como te va/iba en la escuela?
  9. ¿Qué te gusta de mi blog?
  10. Se honesta ¿Qué crees de los unicornios?
  11. Cuatro sagas favoritas.


1: Hay tantos que me encantan... No puedo decidirme por uno solo. Pondré mi top 3: Perséfone (la adoro), Atenea (ojalá pudiera ser tan inteligente como ella) y Poseidón (envidio su poder sobre el mar y el agua).

2: Ojalá pudiera vivir en la Antigua Grecia, mi nombre proviene del griego y de una historia mitológica (la hermana del minotauro...) así que ojalá pudiera vivir en aquella época. 

3: GRECIA SIN DUDARLO.

4: Me gustaría... También hay varios, por una parte un hipocampo sería maravilloso y mágico. También me atrae mucho medusa y su gran poder, pero solo lleva a la soledad lo que me hace rechazarlo un poco. El Cerbero (o can cerbero) también me atrae mucho como guardián y ser temible. Por último el minotauro, mi "hermano" no me gustaría ser él pero sí saber lo que él siente. 

5: La respuesta rápida es dioses, pero los vampiros también me atraen bastante (aunque en el fondo se que es solo porque en todos los libros/pelis/series los pintan muy sexys, en la vida real dudo que lo fueran tanto, o al menos no todos lo serían) así que me quedo con dioses.

6: Libros, pelis, comics, en ese orden. Ante todo un buen libro.

7: Me considero organizada, aunque no demasiado, lo justo para sentirme cómoda en un espacio limpio y ordenado o al menos para saber dónde tengo las cosas. Mi agenda personal por otra parte no es nada organizada, todo lo contrario (para empezar no tengo agenda) es un caos y la mayoría de cosas son espontáneas e improvisadas. 

8: Acabo de finalizar el bachillerato así que considero que bien. Y ahora mismo estoy intentando ver mis notas de Selectividad pero está demasiado colapsada la página y es inútil, dormilones cruzad los dedos por mi!

9: Lo que más me ha gustado y llamado la atención es la cabecera. Preciosa ♥

10: No creo que existan, pero de ser así sería increíble y genial. Me parecen bonitos y achuchables, muy esponjosos y seguro que son los creadores de la purpurina y el amor. (Ahí me he pasado de cursi). Quitando eso, son muy majestuosos y elegantes.

11: Fairy Oak (de mi infancia), Los juegos del hambre (me ayudó a madurar), Ladrones de sueños (inolvidable, de los mejores libros que he leído) y Pequeñas mentirosas (vicio malo... o bueno, según se mire). 


Hasta aquí el Best Blog. No nominaré a nadie ni crearé preguntas nuevas. Espero que os haya entretenido.

Por cierto, estoy leyendo Hielo negro y me está encantando, es un vicio malo!! Lo empecé ayer por la noche (solo leí veinte páginas) y ya voy por la mitad del libro. Espero poder reseñarlo pronto. Besitos ♥

sábado, 20 de junio de 2015

Ediciones y reflexiones

¡Buen fin de semana a todos mis dormilones!

Hoy os traigo una nueva reflexión...


Todo libro viene con función de teletransporte.

Creo firmemente en esa afirmación, porque si te sumerges en el libro que estás leyendo te teletransportas instantáneamente dentro de este, o al menos tu imaginación lo hace. Es genial porque "conoces" muchos sitios nuevos.

Y esto me lleva a una pregunta nueva, ¿soléis leer fuera de casa? Es decir, no hablo de cuando estáis en el bus/metro/tren/etc. sino, si vais a algún sitio con un libro, expresamente para leerlo allí. Ejemplo: mis profesoras siempre se llevan los libros obligatorios del curso a la playa (y yo nunca llevaría un libro a la playa, que miedito). ¿Vosotros lo hacéis?



Espero que paséis un muy buen fin de semana, yo lo haré por descontado. Podré dormir hasta tarde como hoy hehehe

Besitos ♥

jueves, 18 de junio de 2015

Reseña #11

Título: Ninfas
Autor: Sari Luhtanen y Miikko Oikkonen
Páginas: 421
Editorial: Planeta

Sinopsis: 
Cae bajo el embrujo de las ninfas...
         Didi, de hermoso pelo largo y cara angelical, no se ha preguntado nunca de dónde viene su extraordinaria belleza. Se siente como cualquier otra chica, con la cabeza llena de sueños y obsesionada con el primer amor... y la primera vez. Es justamente la noche que decide acostarse con su novio cuando descubre que no es como las demás, porque tras hacer el amor, él muere en extrañas circunstancias.

         Pocas horas después, dos misteriosas mujeres aparecen para revelarle la verdad: Didi, igual que ellas, es una ninfa. Nacida en una noche de eclipse de luna, esta destinada a ser joven y bella para siempre. Y condenada a matar a todos los hombre con quienes tenga relaciones. Cada plenilunio deberá acostarse con uno, y si intenta escapar de este rito fascinante y cruel, ella misma morirá. En realidad hay pocas reglas en la vida de una ninfa, y son simples. La más importante de todas: no enamorarse nunca de un humano. Pero Didi no quiere renunciar al amor, y menos ahora que se ha reencontrado con Samuel, su antiguo amigo del alma. 

Opinión personal (puede contener spoilers):

¿La verdad? La portada me atrapó por completo y la sinopsis también, pero al final nada fue lo esperado. 

Esperaba que fuera un libro que me enganchara y no me soltara, desde la primera página (altas expectativas, demasiado altas y que no se cumplieron). Lo segundo que esperaba era que nos introdujeran en el mundo nocturno, los enredos pasionales de las ninfas, algo oscuro y mágico. Y sí, fue oscuro y mágico, pero no en el sentido que yo esperaba. No quería un libro erótico (para nada, además sabía perfectamente que no lo era), pero que se explayaran en narrar un poco más en profundidad todos los juegos de las ninfas, que le dieran más peso a la cosa más importante en la vida de una ninfa, lo que le da sentido a su vida y sin lo que morirían. Pero no fue así.

Dejando a parte mis expectativas no cumplidas, al principio del libro la narración se me hizo rápida. Después de las treinta páginas se volvió lenta y pesada, demasiada descripción, muchos interrogantes y pocos resueltos,  la historia transcurría a paso de tortuga, y luego las últimas cincuenta páginas que se pasaron en un abrir y cerrar de ojos. Un final demasiado rápido, se resuelven todos los enigmas en diez páginas, el momento más esperado durante todo el libro sucede en unas diez líneas a lo sumo. Muy súbito. Todo el libro sucede con exceso de descripciones y con mucho cuidado y el final es frenético e insulso. Esperaba mucho más de ese final. Es como si las escritoras hubieran escrito las últimas treinta páginas dos horas antes de la entrega, deprisa, corriendo y dejándome con mal sabor de boca.

La trama está bien montada, no quedan cabos sueltos, al final se comprenden muchas cosas bastante bien y en mi opinión está bien escrito. Pero el final me ha fallado y mucho. Además no tiene mucha coherencia, yo no actuaría tal y como lo hicieron los protagonistas en el momento de la pelea final... cero sentido. 

La puntuación es...

Buena trama, final horrible. 


¿Ari le da el visto bueno?



Se me hizo horriblemente largo y aborrecí el final. No pasa la prueba. 

Ánimos a los que os queden exámenes, y espero que paséis todos un buen verano. Nos vemos por aquí. Besitos ♥

viernes, 12 de junio de 2015

El fin de una era

Queridos dormilones, he acabado la Selectividad. Es el fin de una era. Mi verano empieza ahora, y por tanto... ¡MÁS CONTENIDO Y MÁS FRECUENTE! Aplausos por favor...




Cambio de tema. Desde que llegué a los 100 seguidores (lo cual me puso muy contenta) estuve pensando en hacer algo para celebrarlo. ¡Y me iluminé! He hecho una colaboración con la que ha sido mi seguidora número 100, la cual ha estado encantada de ayudarme y entre las dos hemos creado un pequeño cuento. Ella se llama Ana y espero que os paséis por su blog Bonito aunque desafinado. Os dejo con el cuento:

Había una vez una chica muy peculiar. A esta chica no le gustaba el chocolate y le daban miedo los animales, todos ellos. No podía evitar gritar como una loca cada vez que veía uno, de puro miedo. Así que esta chica no salía de casa nunca, para evitar encuentros desagradables y que la gente no se riera de ella si veía a un perro o a una paloma por la calle. 

Había dos criados, uno trabajaba de día y otro de noche, se ocupaban de limpiar a fondo la casa y preocuparse de que no hubiera ni tan solo una hormiguita o una mosca en la casa, para que la chica pudiera pasear por ella tranquilamente. 

La chica se llevaba muy bien con ambos criados. El que trabajaba de día le hablaba como cualquier otra persona, como sus padres o como la única amiga que tenía (la cual la visitaba de vez en cuando). Pero el criado que trabajaba de noche le hablaba en verso, le recitaba unos poemas preciosos que él mismo escribía y la chica estaba enamorada de él. Aunque tampoco podían pasar mucho rato juntos, puesto que la mayor parte de la noche ella la pasaba durmiendo, y cuando despertaba era el otro criado quien se encontraba vagando por la casa. Así que ella procuraba alargar hasta lo más tarde posible la hora de dormir, para poder hablar durante largas horas con su amado. 

Pero el criado no era todo lo que ella creía. Sí, realmente era un poeta y romántico empedernido casi sacado de otro siglo, adoraba hablar con aquella chiquilla risueña y con aquellas rarezas que la hacían tan especial. Y también le guardaba un gran secreto.

Su familia siempre estuvo enfrentada a la de ella, el padre envidiaba la posición a la que pertenecían y consideraba que no la merecían. Estaba obsesionado con destruirlos. Él sólo era un enviado para infiltrarse en la casa, observar e informar a su padre sobre cualquier grieta o punto débil en la familia de ella.

Por supuesto no había que ser muy avispado, sabía perfectamente cuál era el punto débil del padre de la familia: Su hija. Una chica de pelo castaño, ondulado y largo, ojos grandes y brillantes color miel, sonrisa amplia y sincera… y con un gran miedo. Ese miedo sería lo que tendrían que utilizar para echar a la familia de esa casa, incluso de ese pueblo. Debía planear algo grande, tenía claro que ella no soportaría la vergüenza de que su temor quedara expuesto.
Sería muy fácil. Si no fuera por el hecho de que compartía con el padre de ella su misma debilidad. 

Los sentimientos del chico cada vez eran mayores. Cada noche, cuando se sentaban en la cama de ella para charlar, el deseo de besar sus labios incrementaba. Cada vez que ella sonreía o se sonrojaba, o simplemente pestañeaba dulcemente, se enamoraba de ella más profundamente.

Quería contarle lo que estaba pasando, lo que querían hacerle, protegerla. Pero entonces ella pensaría que todo había sido un engaño, que no la quería y le odiaría.

Aunque si era por el bien de su amada, debía hacerlo.
Se había dispuesto a contárselo todo aquella misma noche. Pero en cuanto el chico abrió la boca para explicárselo todo, una lechuza chocó contra el cristal de la ventana, y la chica comenzó a gritar y se lanzó a sus brazos.

La lechuza no paraba de golpearse repetidas veces contra el cristal. Mientras, él sostenía a la chica entre sus brazos, la cual gimoteó hasta que la lechuza se marchó.

El chico se preguntó si sería una señal, si no debía contarle nada. Pero una vez la chica se calmó hizo caso omiso a sus pensamientos y se lo contó todo.

Era la primera vez que no le hablaba en verso, y a ella se la veía confundida.

-¿Todo ha sido una mentira? –Preguntó ella.

-No. Yo te amo. Por eso te cuento esto. Porque te quiero proteger. Debemos irnos, mi familia planea algo y no tardará mucho tiempo en ejecutar su plan.

-Si mis padres se enterasen de esto… Te echarían y no me dejarían volver a verte. –La chica quedó pensativa. Sus sentimientos eran contradictorios. Por un lado le debía lealtad a su familia, que siempre la había cuidado y protegido. Pero por el otro, su corazón le decía que se fugara con su amado.

Al fin y al cabo, sus padres nunca le habían prestado demasiada atención, más bien esa era la función de los criados….

Sí, estaba decidido. Se iría con su amado. Planearon que sería al anochecer tres días más tarde, a esas horas sus padres ya estaban en sus aposentos y era el cambio de turno de sus criados por lo que en cuanto su poeta entrara en la casa la recogería de su habitación y saldrían sin ser vistos.
No había ningún personal de servicio a aquellas horas rondando por la casa ni ningún tipo de vigilancia, les sería muy sencillo salir de allí y nadie se enteraría hasta primera hora de la mañana cuando ya estuvieran lejos.
Salir de allí no era problema. Pero sí lo sería una vez fuera.

Llevaba tanto tiempo encerrada debido a su pánico que sólo pensar en salir le revolvía el estómago. Ni qué decir lo que podría encontrar allí fuera.

La casa estaba en su totalidad rodeada de jardines y el camino se extendía hacia un frondoso bosque. Eso sólo podía significar la más absoluta oscuridad y toda clase de bichos.

Si no pudo contener su pánico cuando la pequeña lechuza chocó contra su ventana estando protegida en su habitación ¿Qué sería de ella a la intemperie?

Finalmente había llegado el momento de huir. Ella tenía preparada una bolsa con las cosas básicas y él esperaba tras la puerta de su habitación. Cuando ella la abrió él la miró sonriente.
Estaban bajando las escaleras cuando una fuerte explosión los tiró al suelo e hizo que le pitaran los oídos. La chica quería gritar, el fuego estaba por todas partes, pero él la alzó en volandas y corrió hacia la puerta. Una vez fuera ella se había desmayado por la inhalación de humo. El chico cayó de rodillas aguantándola a duras penas, tuvo el tiempo justo para apoyarla en el suelo antes de desmayarse.

Cuando ella despertó se encontraba en el hospital. Él estaba sentado a su lado, dormido, pero despertó al instante como si hubiese notado la mirada de ella posándose sobre él.

-Hola, por fin te has despertado. –Se levantó y le acarició la cara. Ella cogió su mano. –Tus padres están bien. Están ocupados haciendo cosas, por el incendio, haciendo una denuncia, etc.

-¿Ya saben lo tuyo? –Preguntó ella temerosa.

-No, pero es cuestión de minutos. –Él se volvió a sentar, desolado.

-Fuguémonos ahora.

Una lechuza chocó contra el cristal. Pero en vez de asustarse, la chica se acercó con curiosidad al animal. Al parecer el trauma de la explosión había cambiado su fobia a los animales.

-No estás gritando. –Dijo él, pensando que se trataba de un sueño. -¿Has superado tu fobia? –Ella se giró y le miró cómo si el mundo acabara de ser rebelado ante sus ojos.


-Es hora de irse. –Le anunció, tendiéndole la mano a su amado.

FIN



Espero que os haya gustado mucho y, os doy las gracias, dormilones, la familia va creciendo y es todo gracias a vosotros. Besitos ♥

Follow by Email